Células madre en los transplantes




Las células madre hematopoyéticas son definidas como células inmaduras, las cuales pueden transformarse en tres tipos de células sanguíneas:

Eritrocitos, los cuales eran comúnmente llamados glóbulos rojos. Plaquetas, las cuales también eran conocidas como coaguladoras de la sangre. Leucocitos, los cuales eran conocidos como glóbulos blancos del sistema inmunitario.

Las células madre localizadas en la célula ósea maduran en un proceso llamado hematopoyesis, que se produce cuando el cuerpo necesita reemplazar los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. Este proceso se lleva constantemente a cabo pero cuando se realizan ciertas actividades este proceso requiere una actividad mayor, como por ejemplo cuando una persona se mueve hacia un lugar que se encuentra a gran altitud, en este momento, las células madre se incrementan y se mueven todas hacia la médula ósea hacia dentro del torrente sanguíneo.

Los glóbulos blancos salen de la médula ósea cuando aun se encuentran en un estado inmaduro y se van a traves del torrente sanguíneo hacia órganos linfoides o hacia el tipo . Durante su viaje, estos glóbulos blancos van madurando y se van convirtiendo en célu

las especializadas T o B del sistema inmunológico. Los glóbulos rojos antes de ser liberados a la sangre, han sido madurados en la médula ósea.





En algunos pacientes con enfermedades como el cáncer(mieloma, leucemia.. ) los métodos usados son la quimioterapia y la radiación, los cuales destruyen las células malignas pero también destruyen a la médula ósea sana y todo lo que la compone, como las células madre de la sangre.

Da igual donde comienze el cáncer, el tratamiento contra él puede reducir un gran número de células madre formadoras de sangre. Hay pacientes en cambio que no tienen cáncer que tienen escasez de células madre como por ejemplo en las anemias o en los transtornos inmunes.

En todos estos casos, un transplante de células madre de la sangre puedes volver a restaurar la hematopoyesis normal.

Para prevenir que el tratamiento no afectara a las células madre de la sangre las cuales se localizan en la médula ósea se remueven y se preservan antes de que los pacientes sean sometidos a esos tipos de tratamientos como la quimioterapia. Las células madre se van hacia la médula ósea y comienzan a producir muchas otras nuevas células sanguíneas. A algunos pacientes, como los que sufren las enfermedades de Hodking por ejemplo, se les ofrece esta manera como parte de su tratamiento.

Las células madres se obtienen de fuentes donadoras y son criopreservadas, lo que significa que estas células se mantienen congeladas en nitrógeno líquido. Cuando se necesiten estas células se descongelaran y se infundiran en el paciente.

El éxito de un transplante de células madre de la sangre depende de la interacción de las células del todo el cuerpo incluso de las inmunes tanto del donante como del paciente.

Normalmente las células que existen en el paciente se encuentran en un estado de autotolerancia ya que todas estas células tienen algo en común, y es que cuentan con la misma proteina automarcadora. Esta proteina automarcadora también se conoce como antígeno ya que si estas se introducen en un nuevo lugar, tienen gran capacidad para provocar una reacción inmune muy grande, esto normalmente ocurre cuando se introducen antígenos extraños al transplantar células madre de la sangre a un paciente el cual tiene otros antígenos propios totalmente distintos.

Por lo tanto el éxito de un transplante depende de encontrar un paciente y un donante con un apareamiento entre sus antígenos en las células y tejidos. No hace falta que esten relacionados, pero tiene que existir una serie de compatibilidad. Para encontrar buenas combinaciones se suele usar una prueba de sangre conocida con el nombre de “tipificación de tejido”.

Hay dos tipos de transplantes principalmente y se decidirá cual utilizar dependiendo de la enfermedad que padezca el niño y también dependera si existe o no un donante adecuado:

  • Autotransplante de células madre hematopoyéticas. En este tipo de transplante los propios pacientes actuan como donadores. Un ejemplo es cuando a un niño le van a aplicar los tratamientos contra el cáncer, previamente se le extrae una miestra de células madre y se le congelan. Una vez pasado el tratamiento se descongelan las células y se le vuelven a introducir en su cuerpo. Este tratamiento no tiene un limite, se puede hacer cuantas veces se quiera.

Dependiendo si va a recibir un transplante de células madre pronto o no, los médicos regulan las dosis de la quimioterapia.

  • Alotransplante de células madre hematopoyéticas. En este tipo de transplante las células madre que son tranplantadas provienen de un donante distinto, normalmente suele ser algún familiar como un hermano, pero a veces se trata de otra persona distinta que se a ofrecido voluntaria, y al cual se le han hecho las pruebas para ver si era compatible. El proceso mediante el cual se intenta localizar un donante compatible es denominado histotipado o tipado.Cuantos más marcadores de HLA ( que es una proteina de la superficie de las células sanguíneas) tengan en común el paciente y el donante más probabilidades habrá de que el transplante transcurra con éxito.

En el alotransplante hay un riesgo de rechazo. A veces puede ocurrir que aunque sean compatibles el rechazo no funcione, ya sea porque las células del donante empiezan a producir células inmunitarias y empiezan a atacar el cuerpo del paciente que esta recibiendo el transplante, esta enfermedad es comúnmente conocida como la enfermedad del injerto contra el huésped y puede llegar a ser muy grave.

En los alotransplantes, lo primera será buscar un donante alogénico entre los voluntarios o entre su familia. Cuando se encuentre al donante se hará la extracción de células madre y puede extraerse tres tipos distintos de células madre hematopoyéticas:

1. Las células madre de la sangre periférica: estas células se obtienen de la sangre que se le extrae al donante. Se separan las células madre de la sangre y se congelan y lo que sobra de sangre se le vuelve a inyectar al donante.

2. Las células madre de la médula ósea: Se extraen las células madre del hueso de la pelvis y se tiene que llevar a cabo mediante un procedimiento quirúrjico.

3. Las células madre de la sangre del cordón umbilical: estas células se obtienen una vez a finalizado el parto de un bebe y se extraen de la placentra de la madre. El médico es el que indicará cual es el mejor método de extracción dependiendo de la enfermedad.

Una vez se ha finalizado eso, se pasa al tratamiento de condicionamiento, que consiste en administrarle grandes dosis al paciente de quimioterapia para asi poder acabar con las células cancerígenas. La quimioterapia tiene algunos efectos secundarios como la destrucción de la médula ósea y la debilitación de su sistema inmunitario. Estos efectos secundarios son útiles porque así existe un espacio libre para que se inserten las nuevas células madre transplantadas y también viene bien que el sistema inmunitario se debilte, asi hay menos posibilidad de rechazo.
Una vez se a pasado el tratamiento de condicionamiento se llevará acabo el transplante introduciendo por medio de infusiones las células madre sanas del donante en el paciente. Una vez finalizada la infusión hay que tener controlado al paciente y observar si se produce algún signo de rechazo.
El tiempo que se tarda en incorporarse del transplante es relativo, puede tardar tanto 2 semanas o 6 semanas y el paciente tendrá que estar bajo medicamentos para ayudar a esta incorporación y para evitar cualquier posibilidad de rechazo.

CITAS:

http://kidshealth.org/parent/en_espanol/medicos/stem_cells_esp.html#